AC/DC & Axl Rose en Sevilla | El rotundo triunfo del rock n’ roll

axlcuadroLos partes meteorológicos anunciaban lluvia con la misma insistencia con la que más de uno le dedicaba improperios y risotadas a Axl Rose. Se equivocaron los unos y los otros. Ni una gota cayó sobre el Estadio de La Cartuja durante el concierto de AC/DC, a la postre glorioso y enloquecedor para las más de 60.000 personas que nos congregamos en el foro sevillano. El 10 de mayo fue la fecha de una gran victoria… Por David Acosta.

Entre el cansancio resacoso y la necesidad de ordenar y asimilar lo vivido, me ha hecho falta una jornada de reflexión para poner por escrito las sensaciones que me dejó el concierto de AC/DC en Sevilla. Sin ánimo de extenderme más de la cuenta, aquí van unas líneas sobre este show y lo que significó para mí y para la gran mayoría de las más de 60.000 personas que acudimos al Estadio de La Cartuja.

Sí, lo reconozco. En el proceso inverso de lo que otros hicieron, yo compré mi entrada cuando se confirmó que Axl Rose era el nuevo cantante de AC/DC, banda que forma parte de la banda sonora de mi vida pero cuya gira ‘Rock or Bust Tour’, en principio, no entraba en mis planes. Sin embargo, ver al cantante de Guns N’ Roses interpretando los grandes clásicos de Angus Young era una tentación irresistible…

Vamos al grano. No son recomendables los prejuicios. Y menos aún cuando se realizan desde el desconocimiento y la burla. Cierto es que Axl Rose perdió credibilidad desde la ruptura de los Guns. Se lo ganó a pulso. Años de reclusión, decisiones caprichosas, un solo disco publicado en los últimos 22 años (el famoso e injustamente vilipendiado ‘Chinese democracy’) y giras irregulares en los que se alternaban conciertos pasables con otros muy lejos de la mejor versión del cantante. Fuera por falta de motivación o por otras circunstancias, el norteamericano se dejó de llevar  y en muchos momentos no supo, no pudo o no quiso estar a la altura de su leyenda. Y por si fuera poco, engordó (esto para mí no es relevante pero para muchos se ve que sí), alejándose de la atractiva imagen que lucía en los 90.

Y de repente… el gigante despertó. Con el regreso de los (casi) originales Guns N’ Roses, es evidente que el de Indiana quiso estar a la altura de un acontecimiento tan esperado. Voz renovada, un par de kilitos menos y a volar. Un trabajo de reencuentro consigo mismo que le ha permitido, además, convertirse en el cantante de aquella banda de la que se hizo acérrimo seguidor cuando sólo tenía 15 años. Los gloriosos AC/DC.

¿Qué fue lo que vivimos en La Cartuja? Pues una noche para el recuerdo. Más de 60.000 personas llegadas desde toda España y parte del extranjero, abarrotando autobuses, inundando de coches la explanada aledaña y ofreciendo la visión imborrable de un río de fieles dirigiéndose hacia el templo sevillano. For those about to rock, we salute you… Lástima que un fallo en los lectores de las entradas ralentizara la llegada de muchos espectadores al interior del estadio, con el consiguiente cabreo de los afectados y la aparición de los antidisturbios por lo que pudiera pasar. Rock n’ roll y peligro. Qué buena combinación.

Móvil en mano, y justo antes de acceder a mi localidad, me dispuse a preguntar a unos cuantos fans sus opiniones sobre el cambio de vocalista y sus expectativas para el show. El factor sorpresa ya no lo era tanto porque la gran mayoría habían visto y escuchado algún vídeo del concierto del sábado en Lisboa, y por tanto ya sabían que Axl Rose se lo había tomado muy en serio. “Sin Brian Johnson no es lo mismo, pero la verdad es que Axl no lo hace mal”, decían algunos. El entusiasmo aumentó considerablemente tras la actuación.

 

axl1

Angus Young lució su habitual y virtuosa locura. Un auténtico maestro.Foto: Paco Puentes.

 

axl2

Axl Rose, con el pie roto y sentado en su trono. Su actuación, imperial. Foto: Paco Puentes.

 

axl3

Un mar de cuernos rojos y fans enloquecidos en La Cartuja. Memorable. Foto: Paco Puentes.

 

Sin lluvia y con la noche cubriendo ya  el cielo sevillano comenzó un espectáculo que agitó cuerpos y aceleró corazones desde el primer minuto hasta el último. Un concierto atronador, favorecido por la gran sonoridad que se disfruta en el foro sevillano y acompañado de un sensacional acompañamiento visual en el que hubo de todo. Meteoritos, fuego, cañonazos… Todo ello mientras iban cayendo una tras otra las eternas canciones de AC/DC. Sus viejos clásicos y lo nuevo de ‘Rock or Bust’, intercalándose de la mejor forma posible para dejar sin aliento a una audiencia entregada, y en algunos casos, sin dar crédito a lo que estaba viendo y escuchando. Sí, porque Angus Young estaba, una vez más, desatado. Y sobre todo porque Axl Rose hizo mucho más que cumplir con el expediente. Contado por él mismo, ahora sabemos que fue él el que se ofreció al grupo cuando se supo que Brian Johnson tenía que bajarse de la gira por problemas de salud. Y ese ofrecimiento fue generoso y responsable, con el objetivo de dar la talla y mejorar, incluso, los registros del bueno de Brian. Con los pulmones a pleno rendimiento y una confianza asombrosa (comiendo chicle en las primeras canciones como si estuviera en el salón de su casa), la voz de Axl sonó tan firme como desgarradora y vigorosa. El vocalista rozó la perfección y confirió una nueva dimensión a algunos de los temas más emblemáticos de los australianos. Y eso que ha tenido que preparar los shows en apenas dos meses… Sin ningún afán de protagonismo (ni siquiera intercaló su característico ‘fucking’ en el “¡good night!” de despedida), el de Indiana se ganó al público con hechos. De esta forma, los prejuicios y el recelo quedaron enterrados.

Más allá del éxtasis que se leía en los comentarios de los más de 8.000 espectadores de todo el mundo que vieron y escucharon el concierto a través de nuestra retransmisión por Twitter vía Periscope, frases como“esto ha sido la hostia”, “soy muy fan de Brian pero Axl ha estado cojonudo”, “vaya conciertazo que hemos vivido” o “Axl encaja en AC/DC”, fueron una constante entre la gente cuando abandonábamos el recinto con una sonrisa de oreja a oreja. Mientras escuchaba tanta alegría, yo reflexionaba sobre la posibilidad de que esta unión de fuerzas vaya más allá de esta gira. Si Brian (al que deseamos lo mejor) no se recupera. apuesto a que AC/DC seguirá con Axl Rose. Tiempo al tiempo.

El 10 de mayo, el gran rock n’ roll recibió un espaldarazo en tiempos difíciles. Un chute de pasión para seguir creyendo y disfrutando de la música que nos gusta y nos da la vida. Rockea o revienta. Un rotundo y sonoro triunfo.

 

Por @davidgenetika.

 

 

 

 

 

Puedes dejar un comentario, o trackback desde tu web o blog.

Deja un comentario

  • Video del dia

    Vídeo del día
    scrportada

    SCR | ‘Chica loca’

    Será el 3 de mayo cuando salga a la venta el tercer disco de los madrileños SCR. ...[leer más]

  • Lo más visto

  • La trinchera

    La Trinchera
    Echando de menos a Leonard Cohen…
    de David Acosta
    15 noviembre 2016

    Echando de menos a Leonard Cohen…

    El artista canadiense se nos ha ido a la edad de 82 años. Lo hizo de la ...[leer más]