Agustín Jiménez | “Sí, lo de ligar se me da muy bien”

Inquieto por naturaleza, monologuista irreverente y actor de teatro en constante crecimiento. Hablamos de Agustín Jiménez, un artista de los pies a la cabeza que estos días ofrece todo su talento en la obra ‘Una boda feliz’, en el Teatro Reina Victoria de Madrid. Su conversación, un placer. Por David Acosta.

Su aspecto de moderno chulapo madrileño es un rasgo más de su personalidad. Humorista, actor, ilustrador y amante de la música (especialmente del soul). Ah, y experto cocinero. Así es Agustín Jiménez (Trujillo, Cáceres, 1970), uno de los monologuistas más prestigiosos y reconocibles de este país, ahora metido a actor de teatro (y con mucho éxito) en la desternillante obra ‘Una boda feliz’, representada en el Teatro Reina Victoria de Madrid hasta el próximo 8 de diciembre. Entre función y función, ‘atracamos’ a Agustín… 

-Segunda temporada de ‘Una boda feliz’ en el Teatro Reina Victoria. Con la que está cayendo, eso tiene mérito…

-Pues sí, tal y como está el mundo del teatro es para celebrarlo. Nosotros dependemos del público y mientras la gente responda, la obra continuará. Lo bueno del teatro es que tanto en el éxito como en el fracaso tienes mucha responsabilidad. Te la juegas cada noche y en directo.

-Esta obra, además, es garantía de diversión. ¿Agradecido por participar en una comedia de este nivel?

-Claro. Es un vodevil clásico pero revestido de actualidad. Le damos la vuelta al asunto, es un juego divertido, en este caso con un matrimonio de conveniencia y supuestamente gay. Son detalles que hacen esta obra distinta. Por ejemplo, el tradicional sofá que encontramos en los clásicos vodeviles está ubicado al revés, dando la espalda al público. Es un guiño que hacemos y que llama la atención del espectador.

-¿Y qué le llena a usted más? ¿El éxito televisivo o el aplauso del teatro?

-Lo que no se puede negar es que la televisión me ha ayudado mucho a la hora de poder llegar a los teatros. Sería un desagradecido si no lo reconociera. A mí me gusta mucho hacer monólogos en televisión. Los escribo yo y soy el único responsable de mi actuación. En el teatro hay gente que te ve y dice aquello de “mira, a éste le conozco de la tele”. Pero a mí lo que de verdad me gustaría es convertirme en alguien importante en el mundo del teatro, conseguir que la gente quiera verme actuar. No me importaría desarrollar el resto de mi carrera en el teatro. Me gusta mucho el ritual que conlleva cada función, trabajar la técnica vocal, el movimiento en el escenario, la elegancia… Todo muy complicado y muy bonito a la vez. Además creo que el teatro va a sobrevivir a estos tiempos. Es lo único que no te puedes bajar en Internet (risas).

Agustín Jiménez y sus compañeros de reparto en una ‘Una boda feliz’.

-Hablaba antes de técnica vocal, de trabajar la elegancia… Agustín, sinceramente: usted tiene que ligar mucho ¿no?

-Pues… A ver… Sí, para que le voy a engañar (risas). No soy un picaflor pero se me da muy bien. Y encima soy gracioso, así que fíjese. Antes de la fama televisiva ya tenía yo facilidad para el ligoteo. Me gusta escuchar a las mujeres y eso ayuda.

-¿Los monólogos le salen a borbotones o escribirlos cuesta más de lo que parece?

-Va por días. Hay veces que estás muy inspirado y sale solo y otros son de una elaboración continua. Incluso hay ideas que se desarrollan en el propio escenario. Es un poco como una composición musical.

“Estoy escribiendo un libro que se titulará ‘Gente como que no’. Hablará de personas como esa amiga que no es tu novia pero que tampoco te deja tener novias…”

-Por cierto, ¿sigue usted dibujando? Algunos dicen que es un ilustrador de altura…

-Bueno, es algo que siempre me ha gustado y sigo haciendo cosas ilustrando algún libro de vez en cuando. Es algo que me hace feliz, que es lo importante.

El señor Jiménez, un maestro en las distancias cortas.

-Vamos con preguntas más personales. ¿Se defiende usted en la cocina?

-Sí. Cocino habitualmente y además muy bien. Vivo solo y me cuido con los platos que hago.

-Venga, dígame una especialidad de la casa…

-Salmón encebollado. La cebolla con vino blanco y luego una crema de bechamel. Y cuido mucho la presentación, que también es importante. Con la pastelería también me pongo con frecuencia, por ejemplo haciendo brownies de chocolate. La repostería requiere su técnica.

-Vaya, vaya. Pues a ver si me invita usted a comer a su casa un día de éstos… Más cosas: me da a mí que le gusta el rock. ¿Grupos favoritos?

-Pues ahora estoy escuchando muchos grupos de los 70. Por ejemplo, Supertramp, a los que he redescubierto, y luego los Rolling Stones nunca faltan. De todas formas, lo mío es sobre todo la música negra. Me gusta mucho el soul, me entran ganas de bailar en cuanto lo escucho.

-¿Libro con el que está ahora mismo?

-Estoy con ‘California 83’, de Pepe Colubi. Lo empecé hace un tiempo, lo dejé, y ahora lo vuelto a coger. Me lo regaló él y me está gustando mucho. Y luego estoy con un libro sobre el origen de las palabras. Siempre alterno una novela para relajarme con algún libro de conocimientos. Y además estoy escribiendo un libro, por si fuera poco. Se titulará ‘Gente como que no’ y hablará de personas como esa amiga que no es tu novia pero que tampoco te deja tener novias… (risas).

-Ya lo esperamos con impaciencia. Un placer charlar con usted, don Agustín.

-Gracias y lo mismo digo.

El universo de Agustín Jiménez. Prohibido no reírse.

Por @davidgenetika.

Puedes dejar un comentario, o trackback desde tu web o blog.

Deja un comentario

  • Video del dia

    Vídeo del día
    flint1

    ADIÓS A KEITH FLINT, EL PUNKI DEL DANCE

    Los años 90 se apagan. Los recuerdos de los que exprimimos nuestra juventud en aquella década se ...[leer más]

  • Lo más visto

  • La trinchera

    La Trinchera
    Echando de menos a Leonard Cohen…
    de David Acosta
    15 noviembre 2016

    Echando de menos a Leonard Cohen…

    El artista canadiense se nos ha ido a la edad de 82 años. Lo hizo de la ...[leer más]