Alberto Anaut | “Disfruto de escribir y tocar lo que me gusta”

Dicen que no existe una fórmula exacta para el éxito, pero hacer las cosas bien, con alma, esfuerzo y talento parece que funciona. Este es el caso de ANAUT, la banda de Rhythm and Blues liderada por Alberto Palacios Anaut. Un tipo con estilo y personalidad, también en las entrevistas. Por Alba Rabadán.

El Rhythm and Blues nacional también tiene sus jóvenes héroes. Uno de ellos es Alberto Palacios Anaut. Este madrileño de 31 años decidió rodearse de un septeto de amigos tras su paso por Holanda y de ahí salió una curiosa y explosiva combinación: ANAUT. Sonidos que entremezclan jazz, soul, country y la fuerza de una potente banda eléctrica, se han consolidado en un único proyecto. Gracias al método del micromecenazgo, han podido sacar este pasado 2013 su primero disco, 140. Un título que no es casual, ya que alude a todas las personas que con sus aportaciones han hecho posible uno de los trabajos más cuidados y sorprendentes del año. Un pequeño regalo para todos aquellos cansados de escuchar los mismos ritmos y géneros. Algo fresco, nuevo y único: en eso se resume ANAUT

-Llevas desde los ocho años en el mundo de la música, y ha sido ahora con 31 cuando te has lanzado a grabar un disco, ¿Cómo surge este proyecto?

-Cuando acabo mis estudios de guitarra jazz y descubro que, en realidad, sólo acabo de empezar. Que lo que quiero no es sólo tocar para otros músicos, sino también crear una voz propia.

-Lo tenías casi todo. Eres cantautor, letrista y habías compuesto un puñado de canciones con alma, pero te faltaba la financiación…

-Y ahí aparecieron mis amigos de Freedonia con un proyecto que había superado la misma traba hacía pocos meses. Un café y una charla con ellos y manos a la obra. Viva el micromecenazgo.

-¿Crees que el método del crowdfunding es eficaz para grupos que están empezando o ya está demasiado explotado? Ahora que lo has probado, ¿repetirías a la hora de sacar un nuevo trabajo?

-He escuchado varias veces ese argumento de que el micromecenazgo es sólo una moda y que llegará un momento en que la gente deje de sentir esa ilusión de participar. En mi caso personal, como mecenas de otros tantos, lo seguiré haciendo si considero que la idea lo vale. ¿Y tú, lector/a? No creo que sea una moda. Más bien una alternativa que -eso sí- tendrá mayor o menor difusión según la responsabilidad del creador y, esto es definitivo, la calidad del producto. Mi responsabilidad con los mecenas que han creado 140 junto a nosotros pasa por hacer crecer una banda que se autofinancie en lo sucesivo.

-Supongo que la aportación económica de las personas que lo han hecho posible, sólo sea el principio. ¿Lo difícil viene después? Comercializarlo, conciertos, publicidad…

-Sacar un disco se ha convertido en un pequeño milagro cuya consecución te da ánimos para lo que venga. Desde luego, nos hemos hecho conscientes del valor y la necesidad de una buena promoción, comercialización y puesta en escena. Nos desarrollamos en un escenario en el que “competimos” multinacionales y artistas autofinanciados. Hacer las cosas con amor, trabajo, talento y buena suerte se convierten en condiciones para, simplemente, estar en esa misma liga. Ese grado de compromiso con la música que uno crea es vital para nosotros. Uno puede grabar un disco con relativa facilidad. Pero si no lo cría, educa y mima, que no espere tener un hijo ejemplar.

-¿Crees que es cierto que desde hace poco hay una especie de ‘boom’ de grupos que hacen soul o simplemente es una moda?

-Lleva pasando mucho tiempo. La diferencia es que ahora -llámalo moda o llámalo hartazgo del panorama musical- el público lo apoya. Compran discos y van a los conciertos. Escuchan música de hace 40 años y, entre todos, hacemos que vuelva. Hay que seguir bailando.

-Siendo una banda tan grande, siete personas, ¿cómo se lleva lo de estar separados y no poder trabajar todos juntos? Internet ayudará…

-Por primera vez desde que surgió el germen de ANAUT, la base rítmica (batería, bajo, teclados y guitarra y voz) viven en la misma ciudad y ensayan regularmente. Los únicos que viven fuera de Madrid (Ion Celestino y Alberto Arteta, navarros de pro) tienen el talento y la capacidad de trabajo suficientes como para recibir un .mp3 de un ensayo y añadir su parte. Y siempre sumando. Eso tiene un puntito que nos gusta. La excitación de recogerles en Atocha, hablar de los arreglos mientras comemos y escucharlos juntos por primera vez en la prueba de sonido se parece más a cómo han funcionado las cosas antes. Por supuesto, ¡todo tiene un precio!

-¿Te esperabas la enorme acogida que ha tenido el disco tanto de público como de la crítica?

-Nunca había trabajado mano a mano con alguien que realmente supiese hacer promoción como hay que hacerla. Ha sido fundamental la mano de JaneThePlanet en esa acogida y también la fortuna de haber sido seleccionados para Girando Por Salas. Por supuesto, hacerlo bien cada día, en cada radio, cada concierto, cada tema nuevo, es nuestra parte. Estamos encantados con este pequeño gran equipo.

-¿Para cuándo un nuevo trabajo de Anaut?

-En 2014 habrá un EP. Nos morimos de ganas.

-¿Crees que en algún momento podrás vivir de la música? ¿Es tu deseo?

-No siento una necesidad vital de hacerlo. Ahora mismo vivo de tocar con ANAUT, tocar con otras bandas, dar clases y desarrollar páginas webs. Siempre he pensado que tiene que ser maravilloso vivir de la música que creas, pero no solemos tener en cuenta la responsabilidad y el peso extra que añade al creador. Especialmente cuando se trata de la urgencia por crear o de la línea que seguir. De momento, disfruto de la situación que vivo y valoro tener la libertad de escribir y tocar la música que me gusta. Si pudiese vivir de la música con esas condiciones… ¡eso es otra cosa!

Y para finalizar, unas preguntas un poquito más personales:

Un libro: ¡Hola y adiós! Groucho y sus amigos.

Una película: Casino, de Scorsese. Me encantó este cortometraje: ZleaTrovke. Refleja, como pocos, esa magia de crear una obra en conjunto y la relación que se establece con el público. Algo irrepetible y difícil de explicar.

Una canción: Últimamente “The Frozen Man” de James Taylor. La semana pasada “Midnight In Harlem” de Tedeschi Trucks Band. Cualquiera del disco The Muse de los magníficos The Wood Brothers.

Un vicio inconfesable: Nada inconfesable, pero siempre entre amigos y con una cervecita.

Un deseo para el 2014: Que nos dejen volver a ser dueños de nuestra propia vida y, con esfuerzo y suerte, ser felices por momentos.

Por @AlbaRAlonso.

Puedes dejar un comentario, o trackback desde tu web o blog.

Deja un comentario

  • Video del dia

    Vídeo del día
    flint1

    ADIÓS A KEITH FLINT, EL PUNKI DEL DANCE

    Los años 90 se apagan. Los recuerdos de los que exprimimos nuestra juventud en aquella década se ...[leer más]

  • Lo más visto

  • La trinchera

    La Trinchera
    Echando de menos a Leonard Cohen…
    de David Acosta
    15 noviembre 2016

    Echando de menos a Leonard Cohen…

    El artista canadiense se nos ha ido a la edad de 82 años. Lo hizo de la ...[leer más]