Historia de un éxtasis

Irracional. 22 hombres sobre el campo dándole patadas a un balón. Unos de blanco, los otros de rojo y blanco. Nadie va a engordar mi cuenta bancaria si gana mi equipo, lo sé. Pero el corazón se acelera, la emoción se desata y las lágrimas aparecen. El Atleti es campeón… Por David Acosta.

Toda la semana inquieto y durmiendo a duras penas. Vas a trabajar y estás que no estás. Los que te conocen ya adivinan de dónde viene el nerviosismo. “¿Estás así por un partido de fútbol?”, te preguntan conociendo la respuesta de antemano. Y pocos lo entienden. No les culpo. No todo el mundo puede tener el privilegio de vivir esta pasión.

Sí, lo confieso. Soy acérrimo seguidor del Atlético de Madrid. Atrapado por siempre en el sentimiento rojiblanco transmitido primero por tradición familiar y asentado después por el sentido de pertenencia a una idea que encaja con mi forma de ver y sentir la vida. Mucho más que fútbol.

Llega el día señalado. Final de la Copa del Rey ante el eterno rival y en en su feudo. 14 años sin ganar al vecino pesan como una losa y por momentos tú mismo llegas a pensar que conseguir la victoria será casi un imposible. Y ahí es donde el Atleti se vuelve más peligroso, en el terreno de la utopía

Pitido final. Lloras como un niño por una victoria histórica. Una sensación de inmensa e indescriptible alegría te invade mientras das el pésame a tus amigos madridistas, rehenes de un odioso tipo llamado Mourinho al que ahora vilipendian los mismos periodistas que rieron sus bravuconadas durante tres años. En el lado opuesto, un señor entrenador llamado Simeone da una lección de humildad y orgullo en la rueda de prensa posterior a la victoria. Porque hay que saber perder, y también hay que saber ganar…

Bendita locura rojiblanca. Como dijo Joaquín Sabina en el himno de nuestro centenario, son motivos de un sentimiento que no se puede explicar:

Qué manera de aguantar,
qué manera de crecer,
qué manera de sentir,
qué manera de soñar,
qué manera de aprender,
qué manera de sufrir,
qué manera de palmar,
qué manera de vencer,
qué manera de morir…

Por @genetikarock.

Puedes dejar un comentario, o trackback desde tu web o blog.

Deja un comentario

  • Video del dia

    Vídeo del día
    flint1

    ADIÓS A KEITH FLINT, EL PUNKI DEL DANCE

    Los años 90 se apagan. Los recuerdos de los que exprimimos nuestra juventud en aquella década se ...[leer más]

  • Lo más visto

  • La trinchera

    La Trinchera
    Echando de menos a Leonard Cohen…
    de David Acosta
    15 noviembre 2016

    Echando de menos a Leonard Cohen…

    El artista canadiense se nos ha ido a la edad de 82 años. Lo hizo de la ...[leer más]