Joyas Sonoras: “Blood Sugar Sex Magik”

Sexualidad a borbotones… Pocos discos pueden presumir de ser tan carnales como este “Blood Sugar Sex Magik” que los Red Hot Chili Peppers publicaron allá por 1991. Después de superar más de una tragedia (a nivel personal y profesional), la banda californiana había tenido que reinventarse. Era la hora de la verdad y el futuro debía ser conquistado… Por David Acosta.

El guitarrista y fundador de Red Hot Chili Peppers (RHCP), Hillel Slovak, había fallecido en 1988 víctima de una sobredosis de heroína, provocando poco después el abandono por parte del batería Jack Irons, incapaz de superar la tristeza por la muerte de su compañero. De esta forma, el explícito vocalista Anthony Kiedis y el genial y excéntrico bajista Flea se quedaban solos ante el peligro, con la necesidad de encontrar nuevos cómplices musicales. Y así es como llegaron al grupo el maestro de las seis cuerdas John Frusciante y el espléndido baterista Chad Smith, para completar una formación cuyo álbum de estreno, “Mother´s Milk“, ya demostró parte de su potencial. Hacemos este pequeño repaso en la historia de los RHCP para poner de manifiesto una vez más lo incierto del destino, lo imprevisible que puede llegar a ser. Sin los desgraciados acontecimientos ocurridos en la banda, probablemente “Blood Sugar Sex Magik” nunca habría existido.

Recién llegados a una nueva discográfica (Warner), RHCP gozaba ya de una más que merecida reputación a finales de los 80. Ahora lo que tocaba era dar un paso más allá y convertir a la banda en fenómeno de masas a nivel mundial. Para eso era necesario un disco que rebosara creatividad, que explorara nuevos caminos, y de paso que generara algo de polémica. Y para ello se buscó un estudio de grabación de lo más original: nada más y nada menos que una mansión que había sido morada del mago Harry Houdini y que ahora se convertía en hogar y fuente de inspiración para cuatro locos con claras intenciones de comerse el mundo…

Más de un mes estuvieron Kiedis, Frusciante, Flea y Smith en esta mansión, un proceso creativo y de grabación que resultó psicológicamente agotador y en el que no faltó la experimentación con diferentes drogas (en esta etapa comenzaron los problemas de Frusciante con la heroína que más tarde le llevaron a abandonar temporalmente la banda). ¿El resultado? Un disco rompedor, original, salvaje, y por supuesto absolutamente influyente en la música de tantos y tantos grupos posteriores… Versos endiablados, guitarra pecadora y golpes de percusión que parecen marcar el ritmo de la lujuria, todo ello bien mezclado nos deja canciones como “Suck My Kiss”, “Give It Away”, “Blood Sugar Sex Magik” o “Sir Psycho Sexy”, sin olvidar la lucha contra el prejuicio y la discriminación que abanderaba “Power Of Equality”, la genuina balada “Breaking The Girl”, o la grandiosa, inolvidable, meláncolica e introspectiva (y tantas veces versionada) “Under The Bridge”, sin duda el tema más emblemático y eterno de este álbum.

La música sin tapujos…

 

Puedes dejar un comentario, o trackback desde tu web o blog.

Deja un comentario

  • Video del dia

    Vídeo del día
    flint1

    ADIÓS A KEITH FLINT, EL PUNKI DEL DANCE

    Los años 90 se apagan. Los recuerdos de los que exprimimos nuestra juventud en aquella década se ...[leer más]

  • Lo más visto

  • La trinchera

    La Trinchera
    Echando de menos a Leonard Cohen…
    de David Acosta
    15 noviembre 2016

    Echando de menos a Leonard Cohen…

    El artista canadiense se nos ha ido a la edad de 82 años. Lo hizo de la ...[leer más]