Cliff Burton | La voz de la conciencia en Metallica

burtoncuadroCliff Burton tenía sólo 24 años cuando un accidente de tráfico del bus de gira de Metallica acabó con su vida en Suecia. Llevaba en la banda solo 4 años y habían grabado 3 discos (‘Kill’em all’, ‘Ride the lightning’ y ‘Master of puppets’), pero su figura, aún a día de hoy, sigue muy presente en la banda norteamericana, que pese al éxito nunca ha llegado a recuperarse de la pérdida de uno de los mejores bajistas de la historia… Por Raúl Piñeiro.

Cliff Burton nacía un 10 de febrero de 1962, en Castro Valley, California. Su padre Ray trabajaba en las autopistas como ingeniero asistente y su madre Jan era profesora de niños con dificultades de aprendizaje. Tenía dos hermanos mayores, Scott y Connie, y la familia se instaló en la bahía de San Francisco. Cuando apenas tenía 6 años, el padre, amante de la música clásica, apuntó a Cliff a clases piano, en lo que fue su primer contacto con la música.

En su adolescencia, los intereses musicales de Burton cambiaron de la música clásica al jazz, country y blues y de ahí al heavy metal. La muerte de su hermano Scott, cuando Cliff apenas tenía 13 años, fue un episodio traumático para él, y poco después empezaría a tocar el bajo. Sus padres recuerdan que en aquella época ya diría: “Voy a ser el mejor bajista por mi hermano”. Scott le había introducido en el mundo del heavy y Cliff tenía muy claro como agradecérselo. Por este motivo, practicaba más de seis horas diarias, y no dejó este hábito incluso cuando empezó a tocar con Metallica, ya que era muy exigente consigo mismo. Burton siempre dijo que Geddy Lee, Geezer Butler, Stanley Clarke, Phil Lynott y Lemmy Kilmister eran sus influencias, en especial el líder de Motörhead, un maestro usando la distorsión.

Cuando todavía estaba en el instituto, Burton formaría una banda rodeado de músicos que también llegarían a ser conocidos. La banda se llamaba EZ-Street, nombre de un bar topless de la zona de la bahía, y además del propio Burton, la formaban el futuro guitarrista de Faith No More, “Big” Jim Martin, y el futuro batería de Faith No More y Ozzy Osbourne, Mike Bordin. Al acabar el instituto, Burton y Martin siguieron tocando juntos en Agents of Misfortune, participando en una batalla de bandas de la zona de Hayward, donde proseguían sus estudios. A esta actuación corresponden las primeras imágenes de Burton tocando algunas partes de lo que pronto se convertirían en dos canciones de Metallica: su ‘solo’ de bajo con sello personal, ‘(Anesthesia) Pulling teeth’ y la introducción de ‘For Whom the bell tolls’.

Tras estas dos experiencias con bandas de colegio o amigos, Cliff se uniría a su primera gran banda, Trauma, en 1982, aunque no duraría mucho. La banda había viajado a Los Ángeles para tocar en el mítico club Whiskey a Go Go. Entre el público asistente se encontraban James Hetfield y Lars Ulrich, que un año antes habían montado Metallica, y fliparon con la actuación de Burton, más aun cuando descubrieron que era un bajista, aunque por su forma de tocar parecía guitarrista solista. Le pidieron que sustituyera en la banda al primer bajista, Ron McGovney, y tras casi cuatro meses de llamadas telefónicas y negociaciones, Burton finalmente accedió, pero con una condición: Metallica tendría que tener su base en San Francisco, no en Los Ángeles. Hetfield y Ulrich aceptaron y la banda se trasladó a El Cerrillo, un pueblo al otro lado de la bahía de San Francisco.

 

burtonpost2

Cliff Burton, Lars Ulrich, James Hetfield y Kirk Hammett. Arrolladores Metallica. 

 “Burton practicaba más de seis horas diarias, y no dejó este hábito incluso cuando empezó a tocar con Metallica, ya que era muy exigente consigo mismo”

La primera grabación con Burton fue la demo ‘Megaforce’. El dueño de Megaforce Records había escuchado una demo anterior de la banda, ‘No life ‘til leather’ y quiso verlos de cerca. Tras grabar ‘Megaforce’, les ofreció grabar un disco, para lo que la banda se tuvo que mudar a la costa este de Estados Unidos. Se instalaron en la localidad de Old Bridge, en Nueva Jersey, y grabaron ‘Kill’em all’, publicado en 1983 y que incluía la instrumental ‘(Anesthesia) Pulling teeth’, obra de Burton. El segundo disco de la banda fue ‘Ride the lightning’, con gran influencia de Cliff, que escribió seis de las ocho canciones del álbum.

La banda crecía y alcanzó reconocimiento internacional en 1986, con la publicación de ‘Master of puppets’, considerado como uno de los mejores discos trash de la historia. La canción que da nombre al disco era la favorita de Burton, y su sello personal queda en canciones como la instrumental ‘Orion’. A la publicación del disco le siguió una gira norteamericana con Ozzy Osbourne y después se trasladaron a Europa. El 26 de septiembre tocaron en Estocolmo, Suecia, en un concierto memorable donde el propio Burton se había lucido con su repertorio habitual de ‘solos’ y punteos. Tras el concierto, la banda emprendería el viaje a Copenhague, Dinamarca, donde tenían que tocar la noche siguiente.

La banda eligió cartas al azar para asignarse los puestos en que dormirían, ya que todos querían dormir en la cama del guitarrista Kirk Hammett, que supuestamente era la mejor. Al parecer, James Hetfield ganó, pero decidió cederle el puesto a Cliff. Alrededor de las 6:15 de la mañana, el conductor perdió el control del autobús, dando varias vueltas de campana. Cliff, que había salido despedido por la ventana, murió aplastado de la espalda hacia arriba por el bus. La primera reacción de la banda fue culpar al conductor, al que acusaron de ir bebido o dormido, pero este defendió que había unas placas de hielo que le hicieron perder el control del bus. Al final la investigación demostró que no fue culpa del conductor.

 

burtonpost1_phixr

Cliff Burton en acción. Un bajista prodigioso que era capaz de hacer ‘solos’ imposibles… 

 

burtonpost3

Policías y forenses, analizando el autobús de Metallica tras el trágico accidente.

 

La gira fue suspendida y el futuro de la banda estaba en entredicho, de hecho, pocas ganas tenían de seguir tocando. Pero la propia familia de Burton animó a la banda a seguir adelante, diciendo que ese habría sido el deseo de Cliff, y contrataron a Jason Newsted, tras un casting de más de 40 músicos. En 1988 Metallica lanzó el VHS/DVD ‘Cliff ‘em all!’, que muestra grabaciones recopiladas de conciertos de Cliff, a lo largo de su trayectoria junto a Metallica, y también sacó a la venta el álbum ‘…And justice for all’, en el que se encuentra la canción ‘To live is to die’, que contiene un poema escrito por Cliff.

Su muerte conmocionó el panorama musical y no fueron pocos los homenajes que se le rindieron. Pero también marcó un antes y un después en el devenir de la banda, que fue inclinándose, cada vez más, hasta sonidos más comerciales, alejándose del trash excelente que puso en la cumbre a Metallica en los tiempos de Cliff Burton. No es difícil imaginar que si no hubiera fallecido, la banda habría seguido una ruta bien distinta…

 

Por @raulicoblantons.

 

 

 

Puedes dejar un comentario, o trackback desde tu web o blog.

Deja un comentario

  • Video del dia

    Vídeo del día
    scrportada

    SCR | ‘Chica loca’

    Será el 3 de mayo cuando salga a la venta el tercer disco de los madrileños SCR. ...[leer más]

  • Lo más visto

  • La trinchera

    La Trinchera
    Echando de menos a Leonard Cohen…
    de David Acosta
    15 noviembre 2016

    Echando de menos a Leonard Cohen…

    El artista canadiense se nos ha ido a la edad de 82 años. Lo hizo de la ...[leer más]