El rugido del héroe

Cuarenta años han pasado desde que tuviera lugar en pleno corazón de África uno de los eventos deportivos más relevantes del siglo XX. Fue aquel ‘Rumble in the jungle’ en el que un hombre alcanzó la categoría de divinidad. Muhammad Ali, héroe y profeta que golpeaba con los puños y con las palabras… Por David Acosta.

No es necesario haber vivido en primera persona un hecho histórico para sentir nostalgia del mismo. Estos días se han cumplido cuatro décadas desde que tuviera lugar uno de los acontecimientos deportivos más importantes del siglo XX. Ocurrió el 30 de octubre de 1974 en Kinshasa, capital de Zaire (actual República del Congo), en pleno corazón de África. Dos púgiles lucharon en un cuadrilátero pero sólo uno de ellos se convirtió en leyenda. Periodistas y escritores de prestigio como George Plimpton o Norman Mailer estuvieron allí para contarlo. Y de tanto leer historias sobre aquello, a veces creo escuchar en mi cabeza los ecos de un evento que fue bautizado como ‘Rumble in the jungle’ (rugido en la jungla).

Muhammad Ali era su nombre desde que se convirtiera al Islam en respuesta a una sociedad y un gobierno, el de EEUU, que seguía sin dar carpetazo definitivo al racismo. “Cassius Clay es el nombre de un esclavo. No lo escogí. Yo soy Muhammad Ali, un hombre libre”, dijo una vez este indomable púgil que golpeaba con sus puños y también con sus palabras. Ali llegó a Kinshasa con 32 años y sin la frescura de juventud que le llevó a acuñar la frase “floto como una mariposa y pico como una abeja” (otro ejemplo de su capacidad poética). Tenía ante sí la posibilidad de recuperar el cetro mundial que le fue arrebatado por las autoridades norteamericanas al negarse a combatir en la Guerra de Vietnam (“a mí el Vietcong no me ha hecho nada”, insistía Ali con su orgullosa negritud). Para conseguir el objetivo tendría que derrotar al campeón del momento, George Foreman, coloso de 25 años, también de color y dotado de una de las pegadas más contundentes que se hayan visto jamás en un ring. Los especialistas vaticinaban que Ali recibiría una cruel paliza.

Muhammad Ali, aclamado en Kinshasa días antes del combate.

Ali y un K.O. para la historia.

Dentro de la innegable inmoralidad que envolvía aquella velada ideada por el perverso promotor Don King y financiada por el dictador Mobutu (en aras de darse publicidad a través de un evento que sería televisado para todo el planeta), la figura de un hombre se alzó majestuosa. Contra todo pronóstico, Ali ganó por K.O. en el octavo asalto después de desfondar a Foreman con inteligencia. Fue una victoria memorable a cargo de un personaje irrepetible. ‘The Greatest’ (el más grande) tiene hoy 72 años y sufre Parkinson desde hace 30. Su amor por el boxeo le impidió retirarse a tiempo y el castigo por tanto combate bien pudo ser el origen de la cruel enfermedad que padece. Como dijo Oscar Wilde: “Destruyes lo que amas y lo que amas te destruye”. Cuentan desde EEUU que su estado de salud es muy delicado. En estos tiempos tan necesitados de héroes que pongan luz a tanta oscuridad, bien está recordar aquel rugido en la jungla…

(Adjunto el documental ‘Cuando éramos reyes’. Si en alguna medida te ha interesado este artículo, no dudes en darle al ‘play’)

Por @davidgenetika.

Puedes dejar un comentario, o trackback desde tu web o blog.

Deja un comentario

  • Video del dia

    Vídeo del día
    flint1

    ADIÓS A KEITH FLINT, EL PUNKI DEL DANCE

    Los años 90 se apagan. Los recuerdos de los que exprimimos nuestra juventud en aquella década se ...[leer más]

  • Lo más visto

  • La trinchera

    La Trinchera
    Echando de menos a Leonard Cohen…
    de David Acosta
    15 noviembre 2016

    Echando de menos a Leonard Cohen…

    El artista canadiense se nos ha ido a la edad de 82 años. Lo hizo de la ...[leer más]