Eli Wallach | Mucho más que ‘El Feo’

elicuadroEl público general lo recuerda por su sensacional papel del Feo en la magistral ‘El Bueno, El Feo y el Malo’ (1966) de Sergio Leone, pero Eli Wallach está considerado como uno de los actores más versátiles y prolíficos de su generación, tanto en el cine, en el teatro, como en la televisión. Hace unas semanas se cumplían 2 años de su fallecimiento cuando contaba con 98 años y tras más de seis décadas dando lecciones de interpretación y, sobre todo, de humildad. Por Raúl Piñeiro.

Eli Herschel Wallach nacía un 7 de diciembre de 1915 en el barrio neoyorquino de Brooklyn, en el seno de una familia judía. Hijo de Abraham Wallach y Berta Schorr, que habían emigrado desde Polonia y regentaban una tienda de caramelos, fue uno de los pocos niños judíos en un barrio con mayoría de italoamericanos y no es casualidad que comenzara su carrera interpretando papeles de italianos. Tras graduarse en un instituto de Brooklyn, cursó estudios en la Universidad de Austin, en Texas. Cuando regresó a Nueva York para convertirse en profesor comenzó a estudiar interpretación en el ‘Actor’s Studio’, la escuela de interpretación donde se inculcaba la capacidad introspectiva y la creación interna del personaje.

Debutaría en Broadway en 1945 y conocería a la que sería su mujer desde 1948 hasta su muerte, Anne Jackson, con la que formaría una pareja sensacional sobre el escenario y fuera de él. En 1951, lograría el primer reconocimiento en su carrera tras ganar el premio Tony por ‘The Rose Tattoo’ interpretando a Alvaro Mangiacavallo.  Gracias a su éxito sobre el escenario, le llegó la posibilidad de trabajar en el cine de la mano de Elia Kazan, que le dio la oportunidad en ‘Baby Doll’ (1956), la versión para la gran pantalla de la obra de Tennessee Williams, donde compartía escenas con Karl Malden. Wallach impresionó en este papel en el cine, interpretando a un conductor de camiones italiano. Ese papel le dio su única candidatura a los premios Globos de Oro, en la categoría de mejor actor de reparto. Sin embargo, él siempre huyó de los reconocimientos. “Que los críticos elogien tu trabajo es como que el verdugo en la horca te diga que tienes un cuello bonito”, diría al respecto.

Sin embargo, su éxito y los reconocimientos serían imparables desde ese momento. Wallach actuaría como villano en dos de las mejores películas Western de la historia, como son ‘Los siete magníficos’ (John Sturges, 1960) o en ‘El bueno, el feo y el malo’ (Sergio Leone, 1966). Leone en un principio tenía pensado repetir el reparto de ‘La Muerte tenía un precio’ y que Gian Maria Volonté interpretara el papel del Feo. Sin embargo, tras meditarlo mucho, entendió que el papel del Feo requería también un toque de humor que Volonté no podía ofrecer, por lo que decidió abrir un casting para buscar al actor adecuado. Wallach decidió presentarse al enterarse de que Leone estaba buscando a alguien “feísimo”. Leone quedaría encantado con él y disfrutaría tanto trabajando a su lado que hasta el propio Clint Eastwood sintió celos. La realidad es que Leone y Wallach compenetrarían muy bien. Rodando la famosa pelicula del oeste, Wallach casi muere durante la escena del tren.

Además de esta película, Wallach rodó en el desierto almeriense otras tres películas de ese estilo: ‘Los cuatro truhanes’ (1968), ‘Viva la muerte…tuya’ (1972) y ‘El blanco, el amarillo y el negro’ (1975), con lo que la ciudad del sur de España siempre tendría un lugar privilegiado en su corazón. De hecho, en 2006 regresaría a Almería para recibir el premio honorifico ‘Almería, Tierra de Cine’ que cada año se entrega en el festival internacional ‘Almería en Corto’. Wallach viajaría acompañado de su inseparable esposa y ambos, muy agradecidos, recibirían el cariño de la ciudad.

 

elipost1

Eli Wallach y Carrol Baker, en una escena de la película ‘Baby Doll’.

 

elipost2

Eastwood y ‘El Feo’ Wallach, desbocados en el ‘oeste’ almeriense. 

 

elipost3

El actor, acompañado de su mujer y Fernando Trueba, recibiendo el cariño de Almería en 2006.

Genio y figura dentro y fuera del escenario, para colmo fue un caballero que dio lecciones de humildad a lo largo de toda su vida

Wallach firmó títulos como ‘La conquista del Oeste’ (1962), junto a Henry Fonda, Gregory Peck y James Stewart, ‘How to steal a million’ (1966), de William Wyler, o ‘Mackenna’s gold’ (1969), de J. Lee Thompson, e incluso apareció en la famosa serie de televisión de ‘Batman’, donde encarnó con gran acogida a Mr.Freeze. A partir de ahí, los papeles de prestigio empezarían a escasear, así que se volcó más en papeles para la televisión, aunque tendría ciertas apariciones en grandes películas que poco a poco le convertirían en un actor secundario de lujo, por la calidad de sus interpretaciones y su carisma. Dos claros ejemplos son ‘TheTwo Jakes’ (1990), de Jack Nicholson, o la tercera parte de ‘El Padrino’ (1990), en la que dio vida a Don Altobello, mafioso aficionado al dulce, padrino de la hija de Vito Corleone. En esa época también tendría su incursión en el cine español de la mano de Fernando Trueba en la pelicula ‘Two Much’ (1995), en la que encarnaba al padre de Antonio Banderas. Y 37 años después de ‘El bueno, el feo y el malo’ se reencontraría con Clint Eastwood en la galardonada ‘Mystic River’ (2003), donde dio vida al propietario de una licorería.

Era un actor tan bueno que, aun en papeles secundarios, la fuerza de sus interpretaciones le hacía parecer el protagonista. Wallach solía dejar su sello personal en todas y cada una de las películas en las que apareció, siendo recordado en todas ellas. Era un actor que podía con cualquier tipo de personaje. Lo mismo te interpretaba un personaje bandido, canalla, retorcido y sin escrúpulos, que te hacia todo lo contrario. Un actor camaleónico con todas las letras que a pesar de su aparente perfil bajo, está considerado como uno de los mejores actores de siempre.

A pesar de ser reacio a los premios y los halagos, Eli Wallach tuvo la satisfacción de recibir el Óscar honorífico de la Academia de Cine junto a Francis Ford Coppola y Jean-Luc Godard en 2010, como justo reconocimiento a una carrera muy extensa. Sin embargo, su papel más recordado y querido es el de Tuco, el Feo. El propio Wallach estaba muy orgulloso de ese papel y le gustaba ser recordado así, como lo demuestra el hecho de que en 2005 publicara su autobiografía, ‘TheGood, The Bad And Me: In My Anecdotage’. Genio y figura dentro y fuera del escenario, para colmo fue un caballero que dio lecciones de humildad a lo largo de toda su vida…

 

Por @raulicoblantons.

 

 

Puedes dejar un comentario, o trackback desde tu web o blog.

Deja un comentario

  • Video del dia

    Vídeo del día
    kravitzportada

    Lenny Kravitz & Slash | ‘Always on the run’

    Corría el año 1991. Un tal Lenny Kravitz publicaba su segundo álbum buscando la repercusión internacional que ...[leer más]

  • Lo más visto

  • La trinchera

    La Trinchera
    A bote pronto | ‘La sonrisa del líder’
    de David Acosta
    24 enero 2017

    A bote pronto | ‘La sonrisa del líder’

    Nueva entrega de la sección 'A bote pronto', otra vez con la Cultural y Deportiva Leonesa como ...[leer más]