Especial The Bright | Qué noche la de aquel 28 de diciembre…

Su nombre es The Bright. Y 2013 ha sido su año. Lanzamiento de fantástico álbum al mercado y crecimiento de la banda (a todos los niveles) que se antoja imparable. Miryam, Aníbal y compañía, para deleite del personal. Os contamos la historia de un concierto memorable. Y no era una inocentada. Por David Acosta y Alba Mª Castaño.

La cita estaba marcada en rojo para éste que os escribe. 28 de diciembre, Espacio Vías de León. Concierto de The Bright para despedir el año a lo grande. Y cómo no, expectativas cumplidas. O mejor dicho: superadas. 

Sí, porque cuando uno espera mucho de una banda y ésta responde con un soberbio recital cargado de categoría, buen rollo, diversión y sentimiento, a uno no le queda más remedio que quitarse el sombrero, el gorro, la gorra o el peluquín.

Jugando en casa y con un club de fans que aumenta sin cesar, el ambiente para ver y escuchar a The Bright era más que previsible. La sala rozando el lleno (y esto es mucho decir en León) y con dos teloneros que supieron calentar la noche, incluso con sus conciertos en formato acústico. Los vallisoletanos My Friendly Ghost y especialmente otro leonés, Rob DeLion, dejaron a la audiencia complacida y con ganas de hincarle el diente al plato fuerte, como corresponde a los aperitivos con sabor.

Y llegó la hora de The Bright. La imponente figura de Aníbal y su guitarra fue la primera en saltar al escenario. Le siguió el resto de la banda, músicos sin los que The Bright no sería lo que es y que responden a los nombres de Juancho López (bajista y hombre de música curtido en mil batallas), Juan Marigorta (baterista, hacedor de canciones, director de videoclips y vaya usted a saber cuántas cosas más) y David Franco (experto violinista y guardián de los teclados). La luz de The Bright fue la última en aparecer. Al fin Miryam pisó las tablas y el concierto comenzó. Y vaya recital.

La materia prima ya la conocíamos. Un espléndido primer álbum en inglés y un fabuloso segundo en castellano. Este último, de título Estados y publicado en este 2013, convertido en punto de inflexión en la carrera de la banda y repasado casi en su totalidad en este concierto. Y pocas cosas debe haber más satisfactorias para un grupo que comprobar cómo la audiencia se va entregando sin remisión con cada canción, con cada nota y con cada sonrisa. Eso fue lo que vivimos en Espacio Vías. Temazos como “Donde todo es luz”, “Estados”, “Hexágonos”, “La pared”, “Your private garden” y un largo etcétera se sucedían en magníficas interpretaciones y entre las bromas y los gestos de complicidad de los integrantes de The Bright. Un buen rollo que se contagió al público y que multiplicó el disfrute de una música que ya de por sí sonaba celestial.

A uno le da la sensación de que ni siquiera Miryam y Aníbal saben de su potencial. ¿Queréis mi humilde opinión? Estos chicos comienzan a creérselo (en el buen sentido de la palabra) y su techo queda todavía lejos. Aníbal tiene un don especial para las seis cuerdas. Las melodías y sonidos que nacen de su guitarra (o de su caja de puros, dependiendo del momento) resultan firmes, serenos y al mismo tiempo pasionales. Y qué decir de Miryam… Su voz es un tesoro que te emociona y te atrapa. Ella posee ese algo que sólo unos pocos tienen. Sus límites serán los que ella quiera ponerse.

Si a todo lo dicho le añadimos tres maravillosas versiones, pues apaga y vámonos. Sabíamos que el “Jolene” de Dolly Parton no faltaría a la cita (que para eso está incluido en Estados). Y uno que les conoce bien sabía que tampoco podía faltar una de Neil Young, en este caso “Cinnamon Girl”, que sirvió para colocar el el broche de oro al recital. Pero lo que nadie podía esperar era una versión de… ¡¡Miley Cyrus!! Antes de que alguien suelte un improperio, sepan ustedes que este asunto respondió al particular guiño que la banda hizo a la fecha del evento: 28 de diciembre, Día de los Santos Inocentes. Además de amenazar con separarse (eso no se lo cree nadie, ni siquiera en 28 de diciembre), The Bright nos regaló una fantástica versión del “Wrecking Ball” de Cyrus, superando con creces la original (cada uno tiene sus gustos, oiga). Ah, y sin twerking (o como se diga).

¿Quién necesita de esas cosas cuando va sobrado de talento?

Texto: David Acosta
Fotos: Alba Mª Castaño

Por @genetikarock.


Puedes dejar un comentario, o trackback desde tu web o blog.

Deja un comentario

  • Video del dia

    Vídeo del día
    flint1

    ADIÓS A KEITH FLINT, EL PUNKI DEL DANCE

    Los años 90 se apagan. Los recuerdos de los que exprimimos nuestra juventud en aquella década se ...[leer más]

  • Lo más visto

  • La trinchera

    La Trinchera
    Echando de menos a Leonard Cohen…
    de David Acosta
    15 noviembre 2016

    Echando de menos a Leonard Cohen…

    El artista canadiense se nos ha ido a la edad de 82 años. Lo hizo de la ...[leer más]