Bonus Track | Juanma Iturriaga

Mientras la cancha decide quién ostentará la corona mundial del basket, ‘El Palomero’, el hombre que marcó a Michael Jordan, nos concede un tiempo muerto para rememorar recuerdos musicales y revelar las canciones que le han acompañado antes y después de aquella plata en Los Ángeles. Comienza el partido. Por Mónica S. Gato.

Los centros de Txetxu Rojo y las paradas de Iríbar daban lustre a la Liga mientras los oídos de Juan Manuel López Iturriaga (Bilbao, 04-02-1959) caían en las redes de los gigantes de la música. En algunos de sus sueños se apuntaba auténticos ‘bacalaos’ (como diría el desaparecido periodista José Iragorri) en La Catedral del fútbol como delantero centro; en otros, encandilaba a un público enfervorizado a base de riffs guitarreros. No consiguió ser ni futbolista ni rockstar, ni Pichichi ni Mick Jagger, “pero al menos también me subo a un escenario”, sentencia en su libro, ‘Antes de que se me olvide’. Unos han crecido viéndole jugar al baloncesto con Epi o Corbalán; los más imberbes, detrás del micro en la zona de prensa de las pistas y comandando concursos, ‘realities’ (o lo que le echen)… Y es que, lo asegura el propio Itu: “Siempre me ha costado mucho definirme. Tanto que cuando me preguntan mis hijos a qué me dedico, no sé por dónde empezar”. De momento, empecemos por la música, si te parece. 

-7 de julio de 1982, la noche en la que los Rolling Stones vencieron a los elementos. Iturriaga fue una de las 60.000 almas que soportaron la tormenta en aquella noche inolvidable. ¿Qué recuerdos han sobrevivido en tu cabeza de aquella actuación en el Calderón? ¿La consideras una de las mejores a las que has asistido?

-No sé si de las mejores, pero sí de las más recordables. El momento tormenta fue espectacular; y estamos hablando del primer concierto de los Rolling en Madrid, por lo que tuvo todo para que 32 años después esté fresco en la memoria.

-¿Cuál es la composición que más te emociona de los Stones?

-Difícil, por todo el material que han ido acumulando durante tantos años… Pero bueno, por elegir, la canción “It’s Only Rock And Roll” y el disco ‘Exile On Main Street’.

-Allá por los 80 condujiste toda una noche para escuchar en directo a Bruce Springsteen en París. ¿Llegaste sano y salvo? ¿Qué canciones no pueden faltar en un concierto de El Boss?

-Llegué sano y salvo, aunque hecho unos zorros, pero pude descansar un poco antes del concierto y disfrutarlo mucho. Luego le vi en Madrid años después, pero aquello de París tuvo mucho encanto; y verlo desde tan cerca, que casi podía tocar los bíceps de Clarence Clemons, fue espectacular. A mí me sigue poniendo los pelos de punta “The River” y, de otra manera, “Born In The USA”. En aquella ocasión no pudo interpretar, porque fue posterior, “Streets Of Philadelphia”. Me entusiasma esa canción.

-Fue el propio Springsteen en el que dijo que hoy “en cualquier canción de rock que se hace siempre hay una sombra de Bob Dylan”. ¿Estás de acuerdo con él?

-¿Quién soy yo para llevar la contraria al Boss? Aunque ese “cualquier” suena como muy amplio, ¿no?

-Y, por cierto, sabemos que te hiciste fan de Dylan por tu amigo Alfonso. Él tarareaba las canciones y tú las aprendías. ¿Cuáles de sus temas crees que han trascendido lo musical?

-Estamos hablando de gente tan grande que resumirles en unas pocas canciones resulta difícil. Supongo que son sus temas de los 60 y 70 los que traspasaron la línea de lo musical hacia lo social. “Blowing In The Wind” puede ser el más representativo.

Portada del irresistible libro de Juanma Iturriaga.

-En alguna ocasión has mencionado un concierto en los 80 en el que tocaron los grupos de La Movida Madrileña. Ocho horas de aquella música que supuso una revolución transgresora. ¿Cómo era el Juanma Iturriaga de aquel entonces; muy diferente al que vemos hoy? Si lo tuvieras delante ahora mismo, ¿qué le dirías?

-De entrada, era más joven y no tenía canas, pero en lo esencial tampoco creo que habré cambiado mucho. Y si lo tuviera delante le diría que no diese nada por sentado, que disfrutase de lo bueno y no dejase que las pequeñas decepciones fuesen más importantes que muchas alegrías. Ah, y que siempre que tuviese ocasión, demostrase su cariño a las personas importantes de su vida.

-Algunas de tus flores han ido a parar a Reynaldo Creagh, el incombustible trovador cubano. ¿Te ves, como él, siempre al pie del cañón, sin rendirte, cuando sobrepases los 90?

-Fue flipante verle. Sólo diré una cosa, yo de mayor quiero ser como Reynaldo. Y sí, me veo al pie del cañón a los 92.

-En el prólogo del ‘Altísimo’, de Fernando Romay, confiesas: “De pequeño soñé con formar parte de un exitoso conjunto de rock y enloquecer con mis punteos de guitarra a miles de personas”. Hendrix, Page, Clapton, Satriani, Slash, Brian May… ¿Quién es para ti el mejor guitarrista de la historia?

-Hendrix y Clapton. No sé si son los mejores de la historia, pero sí los que más me han gustado. El uno, por salvaje; y el otro, por elegante.

Itu, de las canchas a los platós.

-En tu blog se puede leer: “Hay tres cosas que creo que he sido desde siempre; del Athletic, de los Beatles y guapo”. Lo primero y lo tercero lo tenemos claro. Ahora háblanos de la afición por Lennon y los suyos en casa de los Iturriaga y de aquella convención de beatlemaníacos a la que acudisteis con tu hermano mayor como componente de una de las formaciones, Liverpool.

-Los Beatles era una presencia constante en mis años de chaval, por lo que nuestra visita a Liverpool en el año 90 fue casi una catarsis. Ver a tu hermano actuar en Strawberry Fields no tiene precio. Y 50 años después cualquier canción de Los Beatles no ha perdido ni un ápice de vigencia. Sigo escuchándoles muy a menudo.

-Juan Antonio López Iturriaga formó parte también de Los Santos, grupo fundamental de la escena pop bilbaína de los 80. Llegaron a telonear aThe Kinks o Tina Turner. ¿Cómo recuerdas el panorama musical en tu ciudad en aquella época? ¿El punk de Eskorbuto, el pop-rock alternativo del Getxo Sound…?

-Mi interés por la música era limitado cuando estaba en Bilbao e iba a remolque de lo que me enseñaban mis hermanos mayores. Comencé a ir a conciertos ya en Madrid. No sé mucho, por no decir casi nada, del panorama musical de Bilbao en aquella época.

-¿Quiénes serían los Ringo, Paul, George y John del baloncesto?

-Yo sería John, pero vivo; Romay sería Ringo; Paul Gasol, Paul, claro; y George, Larry Bird.

-Balenziaga, Susaeta, Muniain y De Marcos versionaron a la banda de Liverpool en el programa de Nochebuena de ETB de 2013. ¿Quién de los cuatro jugadores crees que logra meterse mejor en el papel? ¿O mejor que se dediquen a jugar al fútbol?

-¡Joder, no lo había visto! Espectacular. Bueno, la nariz de De Marcos puede ser comparada con la de John. Echo de menos los gritos de las fans. Están muy bien (se ríe), pero quizás jueguen mejor al fútbol que cantar.

-Todos sabemos que la filosofía del Athletic lo hace único. ¿Qué banda de la historia de la música se asemeja más a ese encanto y originalidad del club y por qué?

-Se me acaba de ocurrir que igual ZZ Top; únicos, originales, siempre con el mismo aspecto.

-¿Qué estrella de la música serían cada uno de estos jugadores: Zarra, Iríbar, Dani, Julen Guerrero y Aduriz?

-Vaya, vaya con las preguntitas… Zarra, goleador, Springsteen; Iríbar, sobrio, legendario, Bob Dylan; Dani, Miguel Ríos; Julen Guerrero, Andy o Lucas, el rubio de los dos; y Aduriz… Éste es duro y peleón, ¡alguien de los Led Zeppelin!

-¿Qué valores te aporta la música que también te haya aportado el baloncesto?

-Placer, puro y simple placer.

La naturalidad se tiene o no se tiene. Itu anda sobrado.

-Háblanos de tres canciones que te hayan acompañado en las etapas más importantes de tu vida.

-“Chica de ayer”, de Nacha Pop; “Wild Horses”, de los Rolling (madurez) y “Californication”, de los Red Hot Chili Peppers. Explicar las razones me llevaría un par de folios.

-Francino te definió como “el embajador del buen rollo”. ¿Para ti cuál es el tema más ‘buenrollista’ del mundo?

-Tengo en Spotify una lista de canciones happy. Por decir dos, “All Summer Long”, de Kid Rock, me pone de muy buen humor. Lo mismo que “Another Sunny Day”, de Belle y Sebastian, que ha sido la sintonía de mi sección en ‘La Ventana’.

-¿Qué broma relacionada con la música recuerdas con más cariño de aquella etapa en ‘Inocente, inocente’?

-La que le hicimos a David Summers, al que implicamos en un contrabando de jamón y, al final, le traicionaban sus compañeros de grupo.

-En otro de tus programas, ‘El Friki’, de Telemadrid, invitaste a toda una institución en Bilbao, José Antonio Nielfa, ‘La Otxoa’, inolvidable en ‘La muerte de Mikel’ con la equipación del Athetic y sus tacones sobre el escenario. Toda la vida trabajando y gozando del cariño del público, algo que compartís. ¿Por qué casi todo el mundo quiere a La Otxoa y por qué casi todo el mundo quiere a Iturriaga?

-Te enseñaría algunos de los mensajes que me mandan por Twitter para ilustrar el “casi todo el mundo”… Sin llegar a lo de La Otxoa, que es un mito, supongo que será porque soy majo, una expresión muy vasca que me encanta. “¿Qué tal fulanito? Majo”, suficiente.

-Andrés Montes, melómano empedernido, tenía claro cuál sería la banda sonora para una final, “I Love LA”, de Randy Newman. ¿Cuál sería el título que elegiría Juanma Iturriaga para sellar un campeonato?

-Sin dudar, el himno del Athletic, cantado por un San Mamés abarrotado.

Juanma Iturriaga y el añorado Andrés Montes. Qué pareja aquella…

Por @monipennyta.

Puedes dejar un comentario, o trackback desde tu web o blog.

Deja un comentario

  • Video del dia

    Vídeo del día
    flint1

    ADIÓS A KEITH FLINT, EL PUNKI DEL DANCE

    Los años 90 se apagan. Los recuerdos de los que exprimimos nuestra juventud en aquella década se ...[leer más]

  • Lo más visto

  • La trinchera

    La Trinchera
    Echando de menos a Leonard Cohen…
    de David Acosta
    15 noviembre 2016

    Echando de menos a Leonard Cohen…

    El artista canadiense se nos ha ido a la edad de 82 años. Lo hizo de la ...[leer más]