Jukebox: “Whole Lotta Love”

Una moneda a cambio de sueños. Era lo que ofrecían aquellas viejas máquinas conocidas como jukebox, artilugios que descargaban el mejor rock en una época dominada por el vinilo en la que Internet era todavía pura utopía. Abramos las puertas a la nostalgia… Por Ignacio Fernández Herrero.

Escalera hacia el cielo” y “Sobre las colinas y muy lejos” son los títulos de dos canciones sublimes de Led Zeppelin. Por eso mismo, por su excelencia y por la firma, son también dos acontecimientos en nuestra existencia; al menos en una época de nuestra existencia en que el consumo de música no tenía nada que ver con las fórmulas actuales, donde todo parece estar al alcance de un simple clic. Eran los tiempos gloriosos del vinilo y de ciertos artilugios que permitían socializar la audición en los bares y en las salas de juego: los jukebox. En aquella prehistoria, década de los setenta del siglo pasado, escuchar música de este modo era casi un acto heroico, suponía invertir un pico de la propina semanal en un par de buenas canciones que duraban lo que duran un par de canciones; claro que la vida en pandilla permitía compartir sacrificios y, sumando los de unos a los de otros, decorar las tardes con unas melodías que nos permitieron crecer y fortalecernos como grupo. Puesto que había un precio de por medio y un cierto prurito ante la compañía, era preciso ser muy exquisitos en la selección y atinar en la combinación de teclas como verdaderos ingenieros de sonido. 

Así aprendimos. Los unos nutríamos a los otros y a la inversa. A falta de métodos pedagógicos hoy mucho más generalizados, nos obligábamos a afinar el oído no sólo frente a las sonoridades del ambiente cuando era otra tribu la que se adueñaba del altar, sino también al lado de quienes por las razones que fueran se convertían en vanguardia del gusto colectivo. Es verdad que las maquinitas en cuestión daban para todo, pues no en balde se trataba de un negocio en el que no se reservaba el derecho de admisión, y siempre había alguien que desbarraba por el lado más comercial de la oferta; pero, en general, solía producirse una especie de comunión de intereses y de necesidades que aseguraba buenas tardes de rock and roll. Todo ello con el valor añadido de que éramos nosotros los protagonistas totales de la fiesta ocupando todos los roles posibles, desde el pincha discos hasta el distante oyente en apariencia.

Ése fue el guión de muchos viernes y sábados y domingos en tantas y tantas ciudades. Salíamos de la Laboral zamorana a media tarde en dirección al antiguo Bar El Abuelo y allí, junto a unas cervezas y unos pinchos, tres eran los dioses que se sucedían en el púlpito: Neil Young, Don Mclean y Led Zeppelin. Cierto es que ni las colinas ni las escaleras cabían en el repertorio, su larga duración lo impedía, aunque ésas hayan sido, por otras vías, las canciones que a mí se me quedaron grabadas en el genoma musical de aquellos tiempos. Pero nunca nos faltó, repetida hasta el delirio, “Whole Lotta Love“, el muchísimo amor con que nos entregábamos a la camaradería y a la construcción de nuestras vidas: “Has estado aprendiendo, / nena, yo he estado aprendiendo. / Esos buenos tiempos, / nena, los he echado de menos. / Muy dentro de mí…

Whole Lotta Love” se editó en single en 1969 y formó parte también del álbum «Led Zeppelin II». Sobre ella han escrito los eruditos: “Canciones como ésta han entrado y vuelto a entrar en el canon del rock tantas veces que han sobrepasado la barrera del cliché para transformarse en elementos del vocabulario musical”. Añadamos que también para nosotros son un elemento fundamental de nuestras devociones.

Ignacio Fernández Herrero es hombre de letras y lucha. Profesor de Lengua por vocación, las circunstancias le empujaron hace unos cuantos años a la actividad sindical, siendo a día de hoy secretario provincial de CCOO en León. Y cuando el tiempo se lo permite, saca el escritor que lleva dentro publicando algún que otro poemario. Sus reflexiones pueden seguirse en su blog personal.

Puedes dejar un comentario, o trackback desde tu web o blog.

Deja un comentario

  • Video del dia

    Vídeo del día
    flint1

    ADIÓS A KEITH FLINT, EL PUNKI DEL DANCE

    Los años 90 se apagan. Los recuerdos de los que exprimimos nuestra juventud en aquella década se ...[leer más]

  • Lo más visto

  • La trinchera

    La Trinchera
    Echando de menos a Leonard Cohen…
    de David Acosta
    15 noviembre 2016

    Echando de menos a Leonard Cohen…

    El artista canadiense se nos ha ido a la edad de 82 años. Lo hizo de la ...[leer más]