Estrategias sobrenaturales para montar un grupo de rock

Animal en el escenario pero preciso y minucioso en sus teorías, Ian Svenonius, inventor del góspel yeah-yeah y de bandas como The Make-Up, no se calla una y elabora una lista de requisitos para alcanzar el éxito en una banda; con la ayuda, eso sí, de algunos de los iconos inmortalesde esa religión llamada rock. Por Mónica S. Gato.

¿Para qué mentir? No hubiera estado mal que en aquel examen de filosofía los espectros de Platón y Descartes nos hubieran rescatado para coquetear con el sobresaliente. Sí, hacer trampas con la inestimable ayuda de los propios ideólogos del Mito de la Caverna y el Discurso del Método. Ian Svenonius, gurú del underground visible en grupos legendarios como Nation of Ulises o The Make-Up, aplica esta técnica invocativa a algo incluso más omnipresente que las doctrinas de los maestros, la música; concretamente a ese hijo del blues (y de otros progenitores que le atribuyen) al que llamaron rock.

El autor diseña una situación delirante en la que Paul McCartney puede estrechar la mano a Richard Berry, el papá del eterno ‘Louie, Louie’; hablar sobre los Rolling con el fantasma de Brian Jones o piropear, si así lo desea, a Mary Wells, una auténtica princesa del sonido Motown. La comunicación del cantante de Liverpool con sus homólogos es posible porque Paul pasa tiempo entre los espíritus cuando medita en su jardín de Escocia, según nos aclara el escritor, que interroga a viejos rockeros muertos en una sesión de espiritismo. En su libro son ellos los que responden a nuestras dudas y los que nos aleccionan sobre cómo montar un grupo. Sus instrucciones no tienen desperdicio (impagables los capítulos dedicados a las drogas y la cola aeronáutica de Los Ramones, las groupies, la nostalgia prefabricada y los ejemplos reales de discusiones en bandas como Los Beatles o Metallica). Notarás cómo Jimi Hendrix, convertido en brisa, agita las cortinas para después ponerse serio: “El rock es una celebración y al mismo tiempo una condena de la cultura basura, la lucha de clases y los privilegios imperiales”. Mientras, Jim Morrison se manifiesta con el vapor de la tetera para hablar del surf y del punk y Buddy Holly recuerda películas sobre moteros. Pero esta querencia por lo inexplicable y por la fiesta no riñe con la profundidad del relato. El Svenonius más sarcástico propicia que vacilemos sobre aspectos que parecíamos tener claros. Inquietante.

Brian Jones y Jimi Hendrix. Dos dioses del rock que ‘reviven’ en el libro de Svenonius.

¿Qué relación existe entre los directos y ‘Metrópolis’, la obra de arte del cine expresionista alemán que firmó Fritz Lang? ¿Qué tienen que ver los Beatles con los dibujos animados propagandísticos de la URSS? ¿Y Oscar Wilde con Mick Jagger? ¿El medio siglo de vida de los Rolling Stones con el matrimonio católico? ¿Las carátulas de discos con las contraseñas masónicas? ¿Y qué hay de la Velvet Underground? ¿Por qué Svenonius la relaciona con Steve Jobs? Todas las respuestas residen en esta declaración de los trabajadores post físicos de ese género que en su día fue un eufemismo para designar la cópula. No era para menos. ¡Rock n’ roll!

Estrategias sobrenaturales para montar un grupo de rock
Ian Svenonius
Editorial Blackie Books
227 páginas

Por @monipennyta.

Puedes dejar un comentario, o trackback desde tu web o blog.

Deja un comentario

  • Video del dia

    Vídeo del día
    flint1

    ADIÓS A KEITH FLINT, EL PUNKI DEL DANCE

    Los años 90 se apagan. Los recuerdos de los que exprimimos nuestra juventud en aquella década se ...[leer más]

  • Lo más visto

  • La trinchera

    La Trinchera
    Echando de menos a Leonard Cohen…
    de David Acosta
    15 noviembre 2016

    Echando de menos a Leonard Cohen…

    El artista canadiense se nos ha ido a la edad de 82 años. Lo hizo de la ...[leer más]