Libros | ‘Indies, Hipsters y Gafapastas’

¿Qué es eso del hipsterismo? Víctor Lenore lo tiene claro en este libro. Crítica constructiva del moderneo como fenómeno cultural omnipresente y ensayo estrictamente no musical que habla de música para evidenciar una elitista dominación silenciosa. Y no, no es una conspiración. Casi todos somos responsables. Por Julio César Álvarez.

Decía La Rochefoucauld que “el medio más fácil para ser engañado es creerse más listo que los demás”. De eso va el libro más polémico de la última temporada, ‘Indies, Hipsters y Gafapastas. Crónica de una dominación cultural’ (Capitán Swing, 2014). Un libro, no hay que olvidarlo, escrito por alguien que fue parte activa del problema hipster. Desde su torre en Rockdelux pontificó y extendió el mal del elitismo cultural en el que estamos sumidos con tantísima naturalidad. Hoy Víctor Lenore es un converso, y como buen converso está dispuesto a no dejar títere con cabeza. Por eso el lector disfruta su ensayo como uno de esos pequeñajos cuando abre sus regalos de Navidad. Aquí hay para todos. 

Lenore señala a Williamsburgh, una zona de Brooklyn, Nueva York, como el primer lugar donde fermentó completamente el mundo hipster tal y como lo conocemos (diferenciar, claro, de su origen en los años 40). Algo así como un Malasaña de la Gran Manzana. Y de cómo poco a poco se extiende hasta convertirse en una aristocracia cultural esnob, irónica, políticamente indiferente y bastante acrítica (siguiendo fielmente los “anti”-dictados de la moda y las revistas de tendencias), para asimilar el consumismo de un modo divergente. Ya que tengo que comprar, compraré lo más guay. Aunque, y aquí viene el problema, el hipster jamás se definirá como tal. Por lo que se plantea un interrogante, ¿dónde encontrar un hipster si nadie lo es? La terrible respuesta es que prácticamente ya en cualquier parte.

El mundo indie (uno de sus brazos armados) se ha impuesto en los festivales, la publicidad, la prensa cultural o el diseño, silenciando cualquier otro discurso creativo. El fenómeno ya es global, y además no parece un verdadero problema para el propio sistema económico. Al contrario, como apunta Lenore, parece encantado con unos cuantos chicos y chicas que no desafían en absoluto una realidad social injusta y cruel. Ya saben, “las élites adoran las revoluciones que se limitan a cambios estéticos” (Thomas Frank). Hasta Su Majestad Letizia parece disfrutar de grupos “al margen” como Eels.

Eels. Postureo y tal…

¿Y si quizá el mundo alternativo/indie ya no tiene nada de alternativo? No lo tiene, claro está, porque el mundo hipster está completa y cómodamente instalado a nuestro alrededor. Transformando a gran parte de una generación en verdaderos “yonquis de la distinción”, pensando directa o indirectamente que “ya que no cobramos mucho más dinero que los obreros, al menos marquemos distancias estéticas”, individualizarse y sentirse únicos, mejores. Logrando justamente lo contrario, homogeneizarse. Por eso, el hipster en su previsibilidad jamás escuchará Los 40 Principales o bailará reggaeton. Preferirá una proyección en un museo de arte contemporáneo o escuchar la languidez exclusiva de Flaming Lips o Mogwai, que sólo unos pocos iniciados conocen. Porque divertirse, ya se sabe, es de pobres o desclasados. Canis, chonis y todo eso. ¿Les suena?

‘Indies, Hipsters y Gafapastas. Crónica de una dominación cultural’, con un brillante prólogo de Nacho Vegas, es una excelente introducción y una rápida lectura para entender el actual signo de los tiempos. Ese individualismo feroz y la homogeneización de una cultura estéticamente contracultural pero vacía en su fondo. Obligatorio para el periodismo cultural y prácticamente obligado para todos aquellos que creen haber descubierto la pólvora recientemente. Porque, aunque Lenore saca mucha de su mala baba con el tema, ajusticiando a diestro y siniestro, no por ello deja de estar acertado en su análisis. Autocrítica necesaria de una generación demasiado satisfecha consigo misma.

Indies, Hipsters y Gafapastas. Crónica de una dominación cultural
Capitán Swing Libros

Por Julio César Álvarez.

Puedes dejar un comentario, o trackback desde tu web o blog.

Deja un comentario

  • Video del dia

    Vídeo del día
    flint1

    ADIÓS A KEITH FLINT, EL PUNKI DEL DANCE

    Los años 90 se apagan. Los recuerdos de los que exprimimos nuestra juventud en aquella década se ...[leer más]

  • Lo más visto

  • La trinchera

    La Trinchera
    Echando de menos a Leonard Cohen…
    de David Acosta
    15 noviembre 2016

    Echando de menos a Leonard Cohen…

    El artista canadiense se nos ha ido a la edad de 82 años. Lo hizo de la ...[leer más]