Mutatis Mutandis | Guns N’ Roses, Etta James

Decíamos que las canciones van y vienen. Normalmente, vienen; lo raro es que vayan. Pero la ruta de las versiones tiene caminos de ida y de vuelta. Viajan desde un ayer indeterminado hacia un presente constante; pero también, aunque resulte extraño, retornan desde el hoy hasta encontrarse con artistas del ayer. No es un galimatías, es los que ocurrió entre Etta James y Guns N’ Roses. Por Ignacio Fernández Herrero.

“Welcome to the Jungle” fue una insignia de Guns N’ Roses allá por 1987 en su época de esplendor, cuando fue extraída como sencillo del disco grande Appetite for Destruction, y podemos afirmar que a la postre ha acabado convertida en una auténtico estándar del rock & roll. Bandas sonoras de películas, documentales, vídeo-juegos y hasta los Simpson dan testimonio de ello. Y lo normal, lo mismo que Axl Rose se sirvió en ella de algún ripio de AC/DC para hacerlo progresar, es que se convirtiera en campo para versiones de futuro, es decir, de continuadores cronológicos de la estirpe de los Roses. Pero no, resulta que la que podemos considerar hoy versión más completa y meritoria la ha acabado firmando Etta James en 2011 al incluirla en su disco The Dreamer

Porque Etta James tenía sobre sí en ese 2011 nada menos que 73 años y una larga carrera en el soul y en el rhythm and blues que había arrancado mediada la década de los cincuenta del pasado siglo. Es decir, que cuando el bueno de Axl abrió sus ojitos por vez primera, en 1962, esta señora llevaba ya cantando una larga temporada y lo había vivido todo en el mundillo musical. Eso sí, no se sabe muy bien el porqué pero hacia 1975 vivió un ligero acercamiento al rock, precisamente en su etapa como cantante menos vistosa. Quizá en ese giro oscuro de su trayectoria haya que buscar las raíces de lo que acabaría coronándose con su visión particular de “Welcome to the Jungle”.

La añorada Etta conocía la jungla y sus peligros. ¿Quién mejor para la versión?

La verdad es que la canción lo merece, y así como este dúo que hoy glosamos es la antítesis evolutiva de Louis Armstrong a Joey Ramone que comentábamos en el capítulo anterior, también lo que el cantable ofrece se sitúa en las antípodas del “What a Wonderful World”. Así, si ésta era una melodía optimista destinada a olvidar un entorno amargo, aquélla lo aborda sin recato: “Bienvenido a la jungla, / cada día esto se pone peor, / aprendes a vivir como un animal, / en la jungla en la que jugamos, / si te encaprichas de algo de lo que ves, / al final lo cogerás, / puedes tener cualquier cosa que quieras, / pero mejor que no me lo quites a mí, / en la jungla. / Bienvenido a la jungla, / mira cómo hace que te arrodilles, / quiero verte sangrar”.

Curiosidades de las versiones, pues, estos recovecos cronológicos y temáticos que lo mismo van o vienen. Sucede con los grandes artistas y con las grandes canciones. Lo demás es prescindible.

Por Ignacio Fernández Herrero.

Puedes dejar un comentario, o trackback desde tu web o blog.

Deja un comentario

  • Video del dia

    Vídeo del día
    flint1

    ADIÓS A KEITH FLINT, EL PUNKI DEL DANCE

    Los años 90 se apagan. Los recuerdos de los que exprimimos nuestra juventud en aquella década se ...[leer más]

  • Lo más visto

  • La trinchera

    La Trinchera
    Echando de menos a Leonard Cohen…
    de David Acosta
    15 noviembre 2016

    Echando de menos a Leonard Cohen…

    El artista canadiense se nos ha ido a la edad de 82 años. Lo hizo de la ...[leer más]