Pedro Pastor | “La música es un arte de concienciación”

Juventud, divino tesoro. Y magia, divina magia. Pedro Pastor es la definición del cantautor como motor de cambio social. Y no sólo lo reflejan sus canciones, sino también todo lo que esconde su cabeza de apenas 20 años y que ha decidido compartir con nosotros. Por Miriam Badiola.

Hace unas semanas os presentábamos ‘La vida Plena’, el primer disco de un jovencísimo Pedro Pastor, e intentábamos a toda costa que encontraseis los motivos que nosotros ya tenemos para adorar cada uno de sus acordes. Si su música no logró engancharos, cosa que personalmente dudo, dejaros volar hacia la conciencia tanto musical como social del joven Pastor. 

-Cuéntame, ¿cómo empezaste en el mundo de la música?

-Desde que nazco, hay genes musicales que aparecen de manera innata. Desde que nací siempre he tenido la música en mí, siempre he jugado con cualquier objeto para hacer música. Supongo que también me ha empujado la influencia musical que había en casa. Como cantautor empiezo con 13 años cuando compuse mi primera canción. Con 12 años aprendo a tocar la guitarra porque antes me había negado y poesía escribía desde antes.

-Tienes en casa a Luis Pastor y a Lourdes Guerra, ¿es fácil ser músico en una familia de grandes referentes?

-No sé en las demás familias, pero en la mía no hay ninguna presión, nunca me han dicho toca esto toca lo otro, sé esto o sé lo otro. Mi casa es una casa muy libre donde la educación es libertaria y a cada uno se nos ha dejado hacer lo que más nos ha gustado y yo he sido el único que me he dedicado a la música.

-Estás de enhorabuena, el neonato ‘La vida plena’ está empezando a girar por ahí. Cuéntanos, ¿qué es la vida plena?

-‘La vida plena’ es el derecho de cada uno a sentirse lleno haciendo lo que hace porque cada uno hace lo que le da la gana y lo que siente que tiene que hacer y no lo que le dicen. En este caso, la vida plena como objeto es mi disco, mucho trabajo, una selección de los cuatro últimos años musicales de mi vida. Es un disco de amor y de rebeldía dentro de los tiempos que corren, de mi generación, del despertar, de la energía; la parte más humana de la vida que en el siglo XXI tan lejos está de nosotros.

Pedro Pastor y su inseparable guitarra. No hace falta más.

-En este disco apuestas por la distribución directa, ¿por qué?

-Porque yo creo que es la única manera de hacerlo, ¿cuáles son las otras opciones? Una discográfica que meta mano no solamente en el disco sino en el resto de tu carrera, que te ate a ciertas cosas y no te deje hacer lo que te dé la gana. Otra opción es distribución en grandes tiendas como Fnac o El Corte Inglés, que es una pérdida de dinero para un músico a no ser que tenga discográfica. La tercera opción es hacerlo tú solo con tu equipo, es la más costosa, la más trabajosa, pero la más satisfactoria porque sabes que estás ganando lo que estás trabajando. Un disco cuesta mucho dinero y mucho trabajo, entonces esto te hace darte cuenta de que lo que haces tiene una recompensa, para que nadie se quede con tu dinero y para ver que no necesitamos intermediarios.

-En el álbum cuentas con la participación de Muerdo o Suso Sudón entre otros, ¿qué suponen para ti todas estas colaboraciones?

-He intentado que esté toda la gente que me ha influido en la música y como persona, a las que conozco, como Muerdo, Suso Sudón, la Mary Rozalén, Quique González con la armónica. Es la gente con la que he vivido, de la que he aprendido, y la que me ha influido a la hora de saber cuál es mi camino y cuál es mi tendencia musical y que tengo la suerte y el placer de ser amigo suyo y haberles podido liar y que ellos dijeran que sí.

-El single elegido es “Viva la libertad”, ¿a qué libertades te refieres?

-A todas. A la libertad de pensamiento, del trabajo, sexual, de la amistad… “Viva la libertad” es el concepto de ‘La vida plena’, yo quiero hacer una cosa y la hago, no la dejo de hacer porque alguien esté mirando, porque me vayan a juzgar, porque sea políticamente incorrecto, porque esté mal visto o porque la sociedad no permite que la haga. Se trata de eso, de intentar encontrar la felicidad porque la mayoría de la gente no se puede dedicar a lo que de verdad le gusta y lo que sabe hacer porque tiene que comer y no le queda otra. Coartamos la libertad de siempre, de hacer las cosas por el qué dirán. Es la libertad de hacer lo que tú quieres y no lo que los demás piensan.

-Me hablas de hacer lo que tú creas que tienes que hacer y no lo que quieran los demás, ¿es esa la historia de “Mi anarquía”?

-Tiene cuatro años y no recuerdo muy bien si era un hecho real, aunque supongo que no porque era muy joven. Con el tiempo lo que veo es un poco eso, el amor que hemos aprendido la gente de mi generación y la de la anterior, que se nos ha calado en vena desde que hemos nacido, el amor desde la posesión, el amor desde el reproche, desde el control y el dominio. Y eso es cualquier cosa menos amor, pero así lo hemos aprendido y así amamos muchas veces porque estamos equivocados, así que es esa historia. Te metes en una relación y te ata porque el amor se come tu aire, tu espacio, tu energía, y tú dejas de ser libre. No hay mayor libertad que amar, pero hacemos del amor una cárcel, o al menos lo encarcelamos. La anarquía del amor es el amor libre, pero de verdad, sin prejuicios, sin reproches, sin coartar la libertad de las personas, desde el entendimiento, desde el cariño, desde el afecto. Es un trabajo complicado, pero para eso estamos aquí, para aprender a hacer este tipo de cosas.

Portada de ‘La vida plena’.

-Con apenas 20 años tienes las ideas lo suficientemente claras como para poder plasmarlas en una canción, ¿crees que la juventud actual tiene las ideas igual de claras o estamos viviendo la crisis de la razón?

-Hay de todo, pero como en el resto de generaciones. Hay muchísima gente que está dormida y otra tanta que está en proceso de despertar. Ahora mismo estamos en una nueva vibración energética y la gente está despertando. Cosas que antes eran inconcebibles como los Chemtrails y ahora por lo menos la gente duda y eso es importante. Ahora mismo hay mucha gente de 20, 18 o 16 años que ya tiene algo de conciencia, que ya está despertando, que duda de las cosas que se les impone y ese es el primer paso para romper algo. Y para romper este engranaje que no nos deja salir, de este mundo moderno con el capitalismo y con todo lo que tenemos encima que es mucho, la gente sí que está despierta. Obviamente sigue habiendo mucho borrego, pero de 20, 40 o 60 años, gente que no quiere, que no le interesa o que no le apetece darse cuenta de las cosas malas que pasan en el mundo y de por qué pasan. Hoy por hoy yo me sorprendo de la cantidad de gente de mi generación que despierta, que está atenta, en movimiento, que quiere viajar y no quiere estancarse en la vida que nos han fabricado.

-Formas parte de una nueva generación de cantautores que siguen creyendo en la palabra como motor de cambio, ¿de qué forma la música puede revolucionar la sociedad?

-La música es un arma de conciencia, porque música necesita todo el mundo, hay muy pocas personas que no necesiten la música o el arte para vivir. Si además de como mero entretenimiento se puede utilizar la música como herramienta o instrumento de conciencia, si la música tiene cierto contenido dentro, si hay mensaje, eso puede hacer que tú te des cuenta de cosas que no te dabas cuenta o que tú insistas en cosas de las que sí te dabas cuenta. Es un arma de concienciación, sirve para hacer ver cosas a la gente, tienes un micrófono, puedes llegar a mucha gente. Creo que el arte tiene cierta responsabilidad en hacer de lo necesario movimiento para no quedarse estancado.

-Hablamos de movimiento, la letra de “14N Huelga General” ¿sigue vigente casi dos años después?

-Hoy y hasta que esto cambie del todo, aunque tenga que ser paso a paso como todo. Creo que está más vigente, que por mucho que ahora pongas las noticias y haya 15 bancos que aprueban exámenes, no son más que mentiras, todo está bajo el dominio de Europa y de los bancos centrales que son los que nos dominan y los que nos gobiernan y al fin y al cabo nuestros políticos también pero no en la misma manera. Y eso hace que nosotros paguemos todo, el cambio de clima, que nos estamos cargando el planeta, que nos echen de nuestras casas, que nos echen de nuestros trabajos… hasta que la gente que estabiliza, que controla el mundo porque hay que tejer una red por algún lado para que esto se controle, hasta que esa gente no sea absolutamente mala, que tenga la maldad en su cuerpo, hay que cambiarlo todo, nuestras ideas, nuestra conciencia, nuestra energía. Hay que despertar.

-Cantas al amor pero también cantas a la reivindicación, ¿con qué te sientes más cómodo?

-Con todo, no me siento más cómodo con una cosa que con la otra, hay días para todas las cosas y creo que el amor y el cambio y la reivindicación salen solas y al final son una sola cosa que no sirven sin las otras; el amor sin rebeldía y la rebeldía sin amor. No entiendo mucho de mí, estoy cómodo con casi todo lo que hago y cuando no estoy cómodo no lo canto.

Pedro Pastor. Nacido para ser libre.

-Ha pasado mucho tiempo pero, ¿hay algo que siga estando mal contarlo?

-‘Aunque esté mal contarlo’, el título de mi EP, era porque había cosas que no se podían contar como las conspiraciones o como el fascismo en España o el terrorismo en el mundo. Hay cosas que siempre va a estar mal contarlas, pero somos nosotros los que las tenemos que contar, aunque tampoco las sepamos del todo.

-¿Y de qué estás harto?

-Pues estoy harto de que los seres humanos no nos entendamos, de que no sepamos relacionarnos, de que no sepamos actuar acorde con la naturaleza como el resto de los animales. Estoy harto de todo, de que no sepamos gestionarnos como seres humanos los unos con los otros y de que todo esté tan mal, tan gris, tan triste, tan infeliz. La vida es dura, eso no hay quien lo dude, pero si nos ayudáramos los unos a los otros en vez de estar mirando cada uno el teléfono, a lo mejor esto era de otra manera.

-Si te metiera en el compromiso de elegir, ¿qué canción es a la que más estima tienes?

-Va por épocas, pero no te gusta una por encima de las demás. La que más alegrías me ha dado siempre es ‘En braile’, que no he querido meter en el disco porque creía que ya estaba bien, ya la había grabado de muchas maneras y que ya había quedado plasmada. Pero ahora mismo hay otras, cuando estaba grabando el disco la que más me gustada era ‘Los del 94’.

-¿Y qué colaboración firmarías ahora mismo por hacer?

-Es imposible decir una sola, pero Javier Ybarra, Kase-O de los Violadores del verso.

-¿A qué escenarios volará ‘La vida plena’?

-El día 22 estamos en Toledo, el 28 en Almería, 29 y 30 en Córdoba, luego viajo a Mallorca el 12 y 13 de diciembre. El año que viene seguiremos hablando.

-¿De qué forma se presenta el futuro de Pedro Pastor?

-Cantar, seguir cantando, presentar La vida plena que acaba de salir. Tengo muchas ganas de viajar a Latinoamérica y presentarlo allí, aunque la verdad es que no hay aún ningún plan cerrado, pero es algo que tengo en la mente y estoy intentando ir abriendo huequito para poder ir tarde o temprano, porque quiero descubrir, aprovechar para viajar a esos países y ver lo humano y el concepto que ellos tienen de la tierra que es absolutamente diferente al nuestro, de sus alimentos, de sus costumbres, de sus dioses, para intentar entender un poco más la vida.

Por Miriam Badiola.

Puedes dejar un comentario, o trackback desde tu web o blog.

Deja un comentario

  • Video del dia

    Vídeo del día
    flint1

    ADIÓS A KEITH FLINT, EL PUNKI DEL DANCE

    Los años 90 se apagan. Los recuerdos de los que exprimimos nuestra juventud en aquella década se ...[leer más]

  • Lo más visto

  • La trinchera

    La Trinchera
    Echando de menos a Leonard Cohen…
    de David Acosta
    15 noviembre 2016

    Echando de menos a Leonard Cohen…

    El artista canadiense se nos ha ido a la edad de 82 años. Lo hizo de la ...[leer más]