Romario | Fiestero profesional, futbolista ocasional

romariocuadroRomario no tenía entre sus virtudes el ser un gran trabajador, ni tampoco el ser muy humilde. Siempre se ha considerado así mismo como uno de los mejores futbolistas de la historia, pese a que ni él mismo se tomó muy en serio su carrera profesional. Lo cierto es que tenía todo para haberlo sido, pero su poca dedicación y su mayor interés por la fiesta se lo impidieron. Por Raúl Piñeiro.

Dijo Valdano de Romario que era “un jugador de dibujos animados”. Por eso, cuando el brasileño exigió el fichaje del técnico argentino para retornar al Valencia, Paco Roig, presidente temperamental como los que abundaban en esa época, no dudó en cumplir su capricho. Roig, que había cometido el error de fichar a Romario un año antes, cuando Luis Aragonés era el entrenador, tenía fe ciega en el brasileño. Estaba obsesionado con él desde que en aquel Trofeo Naranja Romario destacara al frente del PSV Eindhoven holandés. Intentó su fichaje, pero el Barcelona de Cruyff se lo había llevado. Roig no se había olvidado de él y cuando tuvo la oportunidad de contratarlo, no dudó en poner toda la carne en el asador. El problema es que el brasileño era un personaje peculiar y Luis Aragonés un entrenador de carácter. Juntos eran como el agua y el aceite y los problemas no tardarían en llegar. Para la historia quedan aquellas imágenes en las que en la ciudad deportiva de Paterna el ‘Sabio de Hortaleza’ regañaba al carioca y le decía “míreme a los ojitos”.

Romario se marcharía cedido al Flamengo brasileño y sólo aceptaría volver a España si el presidente le ponía un entrenador que lo entendiera. Jorge Valdano estaba entusiasmado ante la idea de dirigir a un delantero singular, con una filosofía de la vida donde el fútbol jugaba un segundo o tercer plano, pero que era un jugador letal en las distancias cortas, imparable y capaz de ganar partidos y competiciones él solo. La pretemporada de Valdano y Romario no hacía más que confirmar el idilio. El Valencia practicaba un fútbol ofensivo que le venía de perlas al delantero brasileiro y los más optimistas creían que el conjunto che tenia opciones de ganar la liga. Sin embargo, un escuerzo del brasileño en el trofeo naranja, ante el Flamengo, le lesionó para varias semanas. El Valencia, sin Romario, empezaría la liga encadenando tres derrotas consecutivas y Valdano sería cesado fulminantemente. En su lugar llegaría el italiano Claudio Ranieri, que de entrada ya diría que a él Romario no le valía, y así se pondría fin a la segunda etapa del brasileño en Valencia y su segunda aventura en un club español.

Su primera aventura por la liga española fue bastante mejor. Romario de Souza Faria, nacido el 29 de enero de 1966, había llegado al FC Barcelona en la temporada 93-94 en la plenitud de su carrera, tras acumular 96 goles en 107 partidos con el PSV en la liga holandesa. Sus números y sus cualidades le convertían en el fichaje definitivo del ‘Dream Team’, que tras haber ganado la Copa de Europa en el 92, quería conquistar su segundo entorchado continental en 1994. Su vida nocturna, eso sí, causaría controversia y sería una constante en su carrera. “Si no salgo de noche, no meto goles, así de claro”, diría Romario en una entrevista preguntado al respecto, llegando incluso más lejos, allá por el mes de abril del 94, diciendo que llevaba mucho tiempo sin salir por la noche, desde el partido contra el Tenerife [26 de marzo], “y eso lo noto, porque desde entonces no marco”. Genio y figura.

El genial delantero brasileño debió de salir de fiesta muy a menudo ya que no defraudaría en su primera temporada como azulgrana, dejando varias exhibiciones para el recuerdo. Su ‘hat trick’ en el 5 a 0 en el Camp Nou al Real Madrid, incluyendo su regate de ‘cola de vaca’ a Rafa Alkorta, es una de sus tardes más gloriosas como azulgrana. En su primera temporada anotaría la nada despreciable cifra de 30 goles ayudando a ganar la liga del penalti de Djukic en la última jornada liguera. Hace unos meses saldría a la luz una anécdota de Romario contada por Cruyff. El holandés contó un episodio con el delantero brasileño en un partido con Osasuna que da muestras de la personalidad de ambos. “Una vez, Romario me preguntó si podía perderse dos días de entrenamientos para poder ir a Brasil al carnaval de Río de Janeiro. Respondí: ‘Si marcas dos goles mañana, te daré dos días más de fiesta con respecto a los otros jugadores de la plantilla’. El día siguiente, Romario marcó dos goles e inmediatamente se vino a la banda para pedirme el cambio. Me dijo: “Míster, mi avión sale en una hora”. No tuve opción y cumplí mi promesa con él”.

 

romariopost1

Romario, a punto de marcar ante el Real Madrid tras la ‘cola de vaca’ a Alkorta.

 

romariopost2

El delantero, con la Copa del Mundo conquistada en 1994 en EEUU. Hizo pareja letal con Bebeto.

 

romariopost3

Luis Aragonés y el carioca, en el instante famoso del “míreme a los ojitos”.

 

romariopost4

Romario, con traje y corbata en su papel de formal diputado.

“Era un jugador letal en las distancias cortas, imparable y capaz de ganar partidos él solo. Pero su vida nocturna causaría controversia y sería una constante en su carrera”

Dotado de una técnica prodigiosa, rompía cinturas a las defensas rivales con una facilidad pasmosa con regates y fintas inverosímiles. Su facilidad para anotar tampoco se quedaba atrás. Cuando le caía un balón a ‘o baixinho’ dentro del área, lo más normal era que lograra gol con alguno de sus remates imposibles al primer toque o sus vaselinas milimétricas. Si a Romario le dejabas un cuarto de metro de espacio, te destrozaba.

Sin embargo, no pudo garantizar la segunda Copa de Europa para el Barcelona, que caería estrepitosamente por 4 a 0 ante el Milán de Fabio Capello en la final de Atenas. Marcharía ese verano a disputar el Mundial de Estados Unidos que Brasil ganaría en la final ante la Italia de Roberto Baggio y ese año acabaría ganando el FIFA World Player, por delante del atacante italiano y su compañero Hristo Stoitchkov. Dicen que a su regreso del Mundial su actitud se había vuelto pasota y su vida fuera de los terrenos de juego más errática si cabe. La realidad es que el Barcelona de Cruyff estaba empezando a dar sus últimos coletazos, ya que no levantaron cabeza tras lo de Atenas, y en enero de 1995 el entrenador holandés no dudaría en deshacerse de Romario, que sólo estaría año y medio en Barcelona, aunque estuvo lo suficiente para que la afición lo siga recordando como uno de los grandes.

El resto de su carrera lo pasaría en diversos equipos brasileños (Vasco de Gama, Flamengo o Fluminense), en el Al Sadd catarí, Miami americano o Adelaide australiano, además del PSV holandés. En total disputaría 448 partidos como profesional y anotaría la impresionante cifra de 309 goles, acumulando títulos y reconocimientos individuales allá por donde pasó. Con la selección metería 55 goles en 70 apariciones, ganando el Mundial del 94, 2 Copas Américas, una Copa de las Confederaciones y una plata en los Juegos Olímpicos de Seúl en 1988.

Él mismo dice estar al nivel de Pelé o Maradona. La realidad es que quizás podría haberlo estado de haberse tomado más en serio su carrera. A pesar de todo, los elogios le caen de todos lados y hay quien reconoce que no ha habido un delantero como él jamás. Los que tuvimos la suerte de verlo jugar podemos dar fe de que sin duda fue un delantero tan diferente como imparable. Tras colgar las botas se metió de lleno en su carrera política. En 2010 fue elegido diputado y en 2014 senador con casi 5 millones de votos, y eso pese a no contar con el apoyo de su partido, el PSB. El Romario político promueve iniciativas en defensa del deporte, los derechos de los minusválidos y la lucha contra la corrupción. Sigue sin dejar indiferente a nadie…

 

Por @raulicoblantons.

 

 

Puedes dejar un comentario, o trackback desde tu web o blog.

Deja un comentario

  • Video del dia

    Vídeo del día
    kravitzportada

    Lenny Kravitz & Slash | ‘Always on the run’

    Corría el año 1991. Un tal Lenny Kravitz publicaba su segundo álbum buscando la repercusión internacional que ...[leer más]

  • Lo más visto

  • La trinchera

    La Trinchera
    A bote pronto | ‘La sonrisa del líder’
    de David Acosta
    24 enero 2017

    A bote pronto | ‘La sonrisa del líder’

    Nueva entrega de la sección 'A bote pronto', otra vez con la Cultural y Deportiva Leonesa como ...[leer más]